Corazón  de  Cisne  Negro

Dedos frios…

Sintió sus dedos fríos dentro de su sexo
y ya no hubo más pensamientos en su mente…..
Solo sentimientos estallando!! 

Placer,
ansiedad.
Quizás, en su pecho,
un pinchazo. Casi dolor. 
Y al fin, 
felicidad. 

Los anhelos y las fantasías que en ese mismo segundo se volvían viejas
empujaban por un  sitio en su mente
pero ahora no,
no quería pensar.

Y las desterró
para únicamente dejarse llevar.
Solo quería ser feliz mirándose en sus ojos.
Esos bellos ojos que en aquel instante
le daban todo.

Y lo fue…
Fue feliz…!!!

 Muy feliz….

© Texto autor del blog
Fotografía de pixabay

Leave a Reply